¡NO!

¡NO!

Si has llegado hasta aquí, muy probablemente todo haya empezado con un “déjame decirte una cosa”.

Por lo que nosotros te exponemos que ocurre: tienes una opinión bastante equivocada.